Cuando nace un libro

on

Parece que en estas épocas los libros, hablando de las hojas impresas físicamente, se están volviendo algo obsoleto, por lo que es muy preocupante, no sé si estoy en lo cierto. Pero cada vez veo menos personas tomando un libro entre sus manos para disfrutar de los pensamientos que alguien plasmo sobre sus páginas. Yo soy de los piensa que un libro físico no puede ser preferido ante uno electrónico, se lee mucho mejor, estoy seguro que mis colegas lectores comparten mi opinión.

En repetidamente, he expresado “… con las cosas que me pasan puedo hacer un libro de…”, puede ser cómico o de terror dependiendo del cristal con que se mire, aunque con seguridad pueda parecer de ciencia ficción, por las situaciones increíbles en las que me veo envuelto. La verdad es que quien sabe algún día, me decida de vivir la aventura de escribir mis memorias, seguramente a alguien les pueda parecer muy interesante.

Acaso no imaginan en la cantidad de personas que tendrán la misma intención, cuantas hojas se han envejecido sin que nadie haya tenido la luz para leerlo, cuántos libros sin publicar merecen estar a mano, antes que muchos otros que parecen no tener espíritu, alma o esencia entre sus páginas. Hay tanto sobre lo que hay que escribir, no debe ser un cuento o una novela, aunque confieso que me encanta leer libros sobre cuentos, me encanta evadirme en la fantasía del autor.

Muchas veces me gusta pensar sobre los dos lados de la moneda para cada cosa, el negro y blanco, el bien y en el mal, dentro de un mismo ente, en cada condición o situación, como quien dijo algún día nada sobre los grises. Por ejemplo si mostramos la cara de la inseguridad desde la perspectiva de un cerrajero rápido, el miedo de enfrentar cada caso, visitar un desconocido, descubrir vidas, que no necesariamente son por descuidos o imperfecciones, algunas veces un cerrajero mongat debe enfrentar realidades y situaciones que serían perturbadoras para cualquier persona.

Si escribiera un libro se caracterizarían por ser el blanco y negro de cada cosa, ponerme en ambos extremos, analizar culpas e injusticias, ver a la víctima y al victimario en una misma instancia. De eso se trataría, de tomar un tema y buscar el balance de porque suceden, colocándome en el extremo, entrando en los zapatos para tratar de ver lo que hay detrás de cada lado. Para mí la vida es así, a veces se busca y se encuentra, de manera inconsciente. Hay que buscar dentro de cada quien, para ver cuáles fueron las causas que llevaron a tales consecuencias.

No tengo idea si ya alguien ha escrito sobre esto, si alguien se ha colocado en mi perspectiva, pero quizás algún día me coloque mi traje de escritor y les haga llegar unas cuantas hojas llenas de mis pensamientos. Una vez que ha nacido, que esta la luz en forma de letras sobre papel, hay que mostrarlo al mundo, no te quedes con el guardado, muestra con orgullo, que siempre habrá quien coincida con tu espíritu.