Historias asombrosas en libros

on

Cuando hablamos de historias asombrosas, siempre tendemos a pensar en las películas, quizá porque uno no tiene que hacer un esfuerzo creativo para recibir un estímulo atractivo. En el cine, los efectos, los actores, la música y demás, hacen a la historia atractiva y eso gusta.

Con los libros es distinto pues las palabras por si solas no tienen la capacidad de mostrarnos una historia como en el cine, es cuando le ponemos imaginación que se disfruta. Siendo así, cuando leemos con pasión, podremos ver que la experiencia cambia y algunos la preferimos por encima de lo que ocurre en el cine.

Esto es así porque uno es quien le da vida a la historia y por tanto es personal; la hacemos paria. Imagínate que estamos hablando de un personaje secundario, digamos cerrajeros granollers; en una película podríamos ver pasar por detrás al cerrajero poblenou, hacer su trabajo y listo, pasaría casi desapercibido.

En un libro, gracias a la descripción de las acciones de cada personaje, uno puede ponerle el cuerpo que queramos, así como también la actitud a todos los personajes, incluso a los secundarios; la historia toma vida de una manera distinta.

Si nos ponemos otro ejemplo, digamos Harry Potter, todos los que hemos leído el libro hemos deseado que nos llegue la lechuza y eso se debe a que los detalles que apresen escritos nos sumergen en ese mundo al punto de creer que es real. En cambio, con las películas todo pasa tan rápido que casi no se disfruta, si, la historia es buena y atractiva, pero no es nuestra elección  de representación.

Cuando leemos haceos a la historia nuestra, como ya lo he dicho, y es allí cuando se convierte en algo asombroso, algo que nunca pensamos que fuese posible.

De hecho, muchas veces la historia, contada por uno mismo, es mucho más atractiva que lo que está escrito en el papel, pues nueva mente digo, uno es quien le da la entonación a la situación, uno es quien decide cuan intensas son las escenas.

Es por esto que siempre se recomienda leer el libro con calma, dejando tiempo `para ir recreando en la mente los distintos escenarios y situaciones, solo así es que se vive mejor la historia. Muchas personas, en su afán de terminar de leer, se saltan detalles importantes de y terminan sin disfrutar de la lectura.

Entonces, es cuestión de deleitarse con la lectura, de ir disfrutando de a poco y veras como la recompensa es una historia fabulosa que te has ido tejiendo en la mente.