Papel o pantalla

on

Muchos te dirán, respecto a los libros, que no hay nada mejor que tomar un libro nuevo, abrirlo y olfatear las hojas, que hay algo encantador, casi mágico, en ese olor a papel nuevo y tinta recién impresa. Pero para muchos ese olor especial viene una sola vez, y huele más a plástico y metal, con un ligero toque a cristal limpio que pone la piel de gallina.

Es que son muchos los que no huelen un libro nuevo porque no lo pueden tocar, son lectores de pantallas, y esta es la que olfatean cuando compran la primera vez.

Los lectores de papel creen que los de pantalla están locos, pues se pierden de gran parte de la experiencia que es leer un libro, el hecho de sostenerlo, abrirlo, pasar una página para encontrar algo nuevo, de ver constantemente una portada y al terminar colocar ese nuevo amigo en una biblioteca junto a los demás.

Pero para los que usan lectores de libros, como tablets o similares, creen que esta experiencia no es necesaria para degustar un libro y que la libertad y facilidad que les dan sus lectores, como tener múltiples marcadores que no se pierden ni caen, traducciones y búsquedas de palabras desconocidas y la capacidad para cargar miles y miles de libros con una sola mano, no tienen precio.

Y la verdad es que ninguna de las partes está equivocada, ya que los libros son una experiencia personal, cada quien puede consumirlo como prefiera y estará bien, así que ya seas un lector tradicional que ama sujetar un libro y pasar sus hojas de papel, o un lector de pantalla que carga toda su biblioteca consigo en todo momento, disfruta de tu lectura, que con ello estás haciendo del mundo un lugar mejor.